Jueves, 26 Marzo 2015 13:04

#Alcorcón La gestión del Gobierno de @davidperez ha transformado un @AytoAlcorcon en quiebra por uno solvente

Valora este artículo
(0 votos)

Alcorcón presenta hoy un balance saneado, con capacidad de financiación

La deuda consolidada heredada -sin contar el pago por el justiprecio de las expropiaciones del Ensanche Sur- se ha reducido en 115,2 millones de euros, pasando de 612,6 a 497,4 millones (reducción del 18,8%)

El déficit acumulado en las dos legislaturas anteriores (2003-2010) se ha rebajado en 98 millones de euros (de -115,9 a -18,2 millones)

En estos cuatro años, el Ayuntamiento ha pagado 254,5 millones de euros a proveedores, 68,5 de ellos con recursos propios

La bajada de impuestos, mediante las bonificaciones del 5% en los tributos municipales (Aplaza 6), ha beneficiado a 10.000 vecinos

El Gobierno de Alcorcón, con su alcalde, David Pérez, al frente, ha transformado completamente las cuentas del Ayuntamiento. Con una herencia de 612 millones de euros, lo que suponía la práctica quiebra técnica del Consistorio, hoy, gracias a la gestión del actual Gobierno, Alcorcón presenta un balance saneado, es un Ayuntamiento solvente y ha consolidado el superávit, obtenido durante todos los años de este mandato (2011 al 2014).

David Pérez ha manifestado que “es justo que se conozca de dónde partíamos y dónde estamos ahora. He tenido siempre muchas resistencias para hablar de la deuda que nos dejaron de 612 millones de euros, precisamente de los que la dejaron; pero tengo que poder explicar a una madre que pide una beca para su hijo porqué no podemos hacerlo, no porque no queramos, sino por la deuda heredada”. El alcalde ha añadido que “estos excelentes resultados, de los que estamos muy contentos, necesitan protección y continuidad para que se traduzcan en más empleo y más bienestar. Estamos muy contentos con estos datos. Con principios diferentes y una forma de gestionar diferente, hemos obtenido resultados diferentes y enormemente positivos”.

El éxito de esta gestión radica en los principios que desde junio de 2011 estableció el regidor como modelo económico a seguir: desde la eficacia, se han seguido los criterios de rigor, austeridad y equilibrio, eficiencia, responsabilidad, transparencia y, por tanto, generación de confianza tanto a vecinos, como a proveedores y resto de instituciones y empresas que tuvieran relación con el Ayuntamiento.

Para ello se han elaborado, año a año, presupuestos realistas en la estimación de los ingresos y los gastos, cumpliendo, además, con la legalidad vigente en lo que a presentación de cuentas y liquidaciones se refiere. Asimismo, se produjo un cambio sustancial de las prioridades: frenar el incremento de la deuda y pagarla progresivamente; cambiar la tendencia deficitaria establecida en las dos legislaturas anteriores, por el superávit, gastando cada año menos de los que se ha ingresado; garantizar los servicios y el gasto social, al que se destinan 7 de cada 10 euros; y aplicar una política fiscal que favoreciera a las familias y a las empresas.

La eliminación de gastos superfluos sin beneficio social ha sido una condición indispensable para alcanzar los objetivos previstos: se redujeron los sueldos a los políticos, se eliminaron las subvenciones a partidos y sindicatos, se suprimieron las dietas a los concejales y se alcanzó un ahorro notable al eliminar alquileres innecesarios.

Todo ello, manteniendo y mejorando los servicios esenciales a los ciudadanos y, desde luego, no haciéndoles pagar la deuda heredada mediante una subida de los tributos municipales. Precisamente, otro de los objetivos cumplidos ha sido la bajada de impuestos, mediante bonificaciones de, por ejemplo, un 5% con el sistema Aplaza 6; del 80 por ciento al 90 por ciento en el IBI a las familias numerosas; del 50 al 95 por ciento en el ICIO a las empresas por creación de empleo. Además, desde 2011, se ha congelado la cuota del IBI, manteniéndola prácticamente en el mínimo permitido por ley (0,464%).

Los datos de una buena gestión

La aplicación de este modelo económico ha dado grandes resultados, cuyos datos fundamentales se reflejan a continuación:

Deuda consolidada (heredada): reducción -sin contar con el pago, también heredado, de los justiprecios por las expropiaciones del Ensanche Sur, de 115,2 millones de euros (de 612, 6 millones de euros a 497,4), es decir, de un 18,8%. Sumando el importe de las expropiaciones (59,3 millones de euros), la reducción de la deuda consolidada es de un 9,7% (de 612,6 a 553,3 millones de euros).

Remanente de tesorería para gastos generales: reducción en 98 millones de euros del déficit acumulado (de -115,9 en el año 2010, a -18,2 en 2014). Este dato indica, fundamentalmente, que a día de hoy el Ayuntamiento de Alcorcón es solvente y, por tanto, puede recurrir a nuevas operaciones de financiación.

Pago a proveedores: desde junio de 2011, el Gobierno de David Pérez ha abonado 254,5 millones de euros a proveedores, 186 con los distintos mecanismos de financiación estatales, y 68,5 millones con recursos propios. El Gobierno anterior se había convertido en un generador activo de desempleo, ya que sus impagos obligaron a cerrar empresas y, por tanto, a incrementar el número de parados. Esta tendencia se ha revertido completamente, y el pago de más de 18.000 facturas ha posibilitado la viabilidad de empresas y el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Superávit. El Ayuntamiento de Alcorcón ha obtenido superávit -ha gastado menos de lo que ha ingresado- todos los años de esta legislatura, cambiando la tendencia deficitaria y cumpliendo la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Por años, el superávit ha sido en 2011, de 1,9 millones de euros; 2012: 8,7 millones; 2013: 7,4 millones, y 2014: 10 millones de euros. Este último dato se ve afectado, también, por las sentencias de las expropiaciones del Ensanche Sur, cuya aplicación dan como resultado un déficit de -45,9 millones de euros.

Transparencia. El Ayuntamiento de Alcorcón ha obtenido la máxima puntuación (100 puntos) en el Índice de Transparency Internacional España desde la creación del mismo en 2008, liderando el ránking en todas las áreas auditadas (económico-financiera, contratación, urbanismo, relación con los ciudadanos, etc.). Este dato lo sitúa 14,8 puntos por encima de la media nacional (fueron auditados 110 ayuntamientos), y supone una mejora de 12,5 puntos sobre la puntuación obtenida por el anterior Gobierno.

Todos los datos aquí recogidos representan el éxito de una política económica basada en el beneficio a los ciudadanos, el rigor y la transparencia; un balance enormemente positivo que ha sacado al Ayuntamiento de Alcorcón de la quiebra en la fue sumida por el Gobierno anterior, y lo ha situado como modelo de gestión para otros municipios, tanto por las medidas adoptadas, como por la situación en la que se encontraba en junio de 2011.

Visto 1738 veces