Viernes, 08 Febrero 2019 11:10

La Concejalía de Salud se suma a los consejos de la Comunidad de Madrid para evitar las “dietas milagro”

Valora este artículo
(1 Voto)

Desde la concejalía de Salud y Mercados del Ayuntamiento de Alcorcón y en colaboración con la Comunidad de Madrid, se publican unos consejos para evitar las llamadas “Dietas Milagro”.

El exceso de peso es un problema de salud pública en la mayoría de los países industrializados. Según la Encuesta Nacional de Salud de 2017, en España, considerando la obesidad y el sobrepeso conjuntamente, más de la mitad de la población de 18 y más años (54,5%) está por encima de su “peso normal”. Según esta Encuesta, el sobrepeso afecta más a los hombres (44,3%) que a las mujeres (30%). Y la obesidad igualmente es más frecuente en hombres (18,2%) que en mujeres (16,7%).

En 2017, según recoge la Encuesta Nacional de Salud, también continúa el aumento paulatino de la prevalencia de la obesidad infantil, que alcanza ya a más de uno de cada diez menores (10,3% en 2-17 años), ligeramente superior a la de 2011 (9,6%). Desde 2003, en cada edición de la encuesta se ha producido un leve incremento. La obesidad infantil presenta un claro gradiente social.

Se conocen como “dietas milagro” todas las estrategias que, sin ninguna base científica, pretenden poseer propiedades adelgazantes no demostradas y que no están de acuerdo con los conocimientos actuales de la nutrición. En general, basan sus resultados en una escasa ingesta calórica. Estas “dietas milagro” pueden tener efectos secundarios como desequilibrios en el aporte de nutrientes de distinta magnitud o ganar peso al dejar la dieta.

No hay que creer en los productos mágicos y, por lo tanto, tampoco en las dietas milagro. Para perder peso hay que disminuir las calorías que se ingieren y aumentar las que se gastan. Con esto se consigue el llamado “balance negativo” que supone que el cuerpo tenga que utilizar las reservas acumuladas en la grasa de las que se pretende disminuir.

Para aumentar las calorías consumidas, hacer ejercicio físico es la mejor estrategia. Además del gasto calórico que supone, también aumenta nuestro metabolismo. La única consideración es adaptar el tipo de ejercicio a nuestro estado de salud. Evitar el tabaco, el alcohol y otros excitantes y no abusar de la sal ni del azúcar refinado es también importante. 

Para reducir la ingesta calórica no es recomendable saltarse comidas. Se debe comer cada 3 o 4 horas para evitar ayunos prolongados que hacen comer compulsivamente y activan mecanismos fisiológicos que impiden perder peso. Las comidas (5 o 6 diarias) han de ser variadas, que incluyan todos los nutrientes. No     hay que dejar de comer ningún alimento, sólo adaptar las cantidades a nuestras necesidades.

Visto 222 veces