Lunes, 11 Febrero 2019 12:54

La Concejalía de Salud se suma a la campaña de la Comunidad de Madrid para informar sobre el uso y abuso de las Nuevas Tecnologías

Valora este artículo
(1 Voto)

Desde la concejalía de Salud y Mercados del Ayuntamiento de Alcorcón y en colaboración con la Comunidad de Madrid, se han publicado unos consejos para llevar a cabo un buen uso de las Nuevas Tecnologías.

Las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), ofrecen herramientas que resuelven casi todas las necesidades en breves segundos, mejoran las posibilidades de conocimiento y ayudan a desarrollar la inteligencia.

Actualmente, en la Comunidad de Madrid, casi un 47% de los jóvenes cree que es adicto al móvil y las encuestas muestran cómo más de un 30% de la población adulta considera que está en riesgo de adicción. Muchas personas reconocen su ansiedad al imaginar que su teléfono se queda sin batería, explican que vuelven a casa cuando descubren que se lo han olvidado, o admiten su angustia cuando no pueden leer o contestar mensajes.

Un uso abusivo de las TIC, que sobrepase su uso explicito para necesidades específicas, puede provocar de forma secundaria repercusiones en nuestra salud. Algunas señales de alarma que indican dependencia son: descuidar actividades como el estudio y la familia, irritabilidad cuando la conexión falla o es lenta, mentir sobre el tiempo real que se pasa utilizándolas, conectarse nada más levantarse y ser lo último que se hace antes de acostarse.

Un ejemplo de ello es la relación entre el uso de medios tecnológicos como el móvil y el sueño. Las famosas medidas de “higiene del sueño” que favorecen un descanso reparador como un ambiente tranquilo antes de ir a dormir, tener un horario regular, hacer actividades tranquilas previas al sueño, etc., se ven alteradas si en ese momento utilizamos el móvil o jugamos a videojuegos.

Algunos grupos de la población son especialmente vulnerables, como, por ejemplo, los adolescentes. El uso de las TIC se suele iniciar desde la infancia, cuando el móvil o la tablet comienzan siendo uno de los primeros juguetes. Los bebés quieren mirar, tocar y escuchar las pantallas que usan los mayores. Durante la Educación Primaria, el uso para el ocio se incrementa, aumentando el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad infantil cuando se pasa más tiempo con las pantallas que realizando actividad física. Los adolescentes priorizan la gratificación inmediata y el vivir el presente, de forma que en ocasiones se creen invulnerables al peligro, lo que los hace aún más susceptibles a conductas de riesgo.

Con el objetivo de mejorar el bienestar de los adolescentes, el año pasado se puso en marcha en la Comunidad de Madrid un servicio especializado de intervención en adicciones a las nuevas tecnologías, llegando a atender a un total de 2.386 usuarios.

Para evitar las consecuencias negativas y realizar un buen uso de la tecnología, se recomienda a jóvenes y adultos realizar ejercicios de autocontrol como dominar la actitud, tardar voluntariamente en mirar o leer un mensaje, o apagar el móvil en determinados momentos.

Visto 71 veces